Facebook y su efecto parásito

Facebook es la red social más grande, más popular y de mayor crecimiento del mundo. Esto es algo que cualquiera con dos dedos de frente puede ver y sentir. Actualmente parece como si el que no tiene Facebook es como que no tuviese DNI o no existiese. Empresas y particulares de pelean por hacerse un hueco en esta red que no deja de sorprendernos y ganar adeptos cada día.


Pues bien, un análisis realizado por Ben Elowitz, CEO de Wetpaint (Empresa de medios digitales) revela que a medida que pasan los meses los usuarios gastan más tiempo visitando Facebook en detrimento de otras webs del basto mundo digital.


Como se puede ver en el gráfico, el crecimiento de visitas a la red social en tan solo un año ha sido del 69% frente a una bajada del 9% en los visionados de otras webs (supongo que se englobarán aquí otras redes sociales) en el mercado estadounidense.

Si extrapolamos estos datos a todo el territorio en el que Facebook está presente los datos pueden resultar de vértigo. 
Lo que se puede deducir de los datos que ser reflejan en este gráfico es que los usuarios, cada vez más, no buscan la información sino que esperan a que ésta les llegue. De esta manera, las redes sociales se convierten en la mayor fuente de difusión de contenidos y se posicionan como un sitio en el que las noticias, eventos importanes y “todo aquello de lo que me quiero enterar” está presente.

Si esta deducción le sumamos que cada fan en Facebook implica 20 visitas a tu propia web podemos concluir que, además de que se reducen las visitas a otras webs fuera de las redes sociales, si además no estás presente en las “social media” el porcentage de visitantes a tu escaparate digital se reducirá drásticamente.

Por tanto, y tomando los datos de forma permisiva, es logico pensar que cualquier empresa que no se encuentre presente en las redes sociales estará condenada a pasar a un segundo plano y perder un nicho de mercado que no hace más que crecer. Y la verdad es que (aunque a muchos empresarios no les guste) es algo que ya sabíamos y ahora tenemos datos que lo demuestran.
 

Tal vez te interesen estas entradas