Cómo optimizar Windows 7 eliminando efectos visuales

Windows 7 destaca por su impecable diseño y estética, siempre que maximizamos o minimizamos una ventana, aparece una serie de efectos que provocan que Windows 7 sea menos eficiente y como consequencia, trabaje más lento.

Gracias a un sencillo truco, podremos conseguir que Windows 7 trabaje más rápido quitando esas animaciones y efectos.

Para ello, pulsaremos “Inicio” y en el cuadro de búsqueda escribiremos SystemPropertiesPerformance, cuando aparezca en la lista, lo pulsamos.
En la pestaña “Efectos visuales” marcaremos la opción “Ajustar para obtener el mejor rendimeinto”, aplicamos los cambios y aceptamos.
Una vez hecho eso, gracias a este simple truco, Windows 7 funcionará algo más rápido pero sin tener efectos visuales.

Si después de activar la mejora, quieres volver a tener los efectos visuales, no tienes más que desmarcar la casilla.

Tal vez te interesen estas entradas