Boletin de Noticias

martes, 28 de diciembre de 2010

Una catástrofe destruiría el Universo

El Universo nació hace algo más de 10.000 millones de años, todos estamos más o menos de acuerdo en este punto, pero un segundo más tarde comenzaron las discusiones. De todos modos, a partir de las observaciones modernas, se desprende (aparentemente) que la expansión del universo se está acelerando.

En consecuencia, el universo no tendría fin y por ende se expandiría hasta el infinito. Son muchos los que se postulan en contra de esta teoría y plantean por ejemplo que el Universo, eventualmente, comenzará a contraerse. Pero un grupo de físicos, en neta rebelión contra un universo eterno, postula una teoría más bien curiosa.

Niegan esta teoría en la base de que “las leyes de la física” no funcionarían en un universo infinito. Para que estas leyes tengan sentido, el universo debe terminar en algún momento. ¿Por qué? En un universo infinito, cualquier evento puede ocurrir… de hecho, cualquier evento ocurre un número infinito de veces, no importa cuán extraño pueda parecer.

En consecuencia, es imposible determinar las probabilidades de cualquier observación y, entonces, las leyes de la física no sirven para nada. Según este grupo de físicos de la Universidad de Berkeley, la única manera de que el Universo no sea eterno es que ocurra una catástrofe. Según ellos, sólo en ese caso vuelve a “tener sentido” la visión del mundo que ofrece la física.

Pero no sólo dicen que el Universo terminará como en una película de Roland Emmerich, sino que aseguran que ese momento, el fin del Universo, sucederá en los próximos 4.000 millones de años. Y esta determinación es extraña, ya quepor ejemplo el Sol y la Tierra todavía estarán vivos en aquel momento.

Además, explican que si bien no saben cuál podrá ser la catástrofe que termine con toda la vida en el universo, no será posible observarla. Es decir, al no haber más tiempo ni espacio, no habrá conciencia que pueda observar el cambio. Otra teoría “curiosa”, originada (no podía ser de otro modo) en la Universidad de California. A veces me pregunto qué fuman algunos físicos antes de entrar a la Universidad.