Boletin de Noticias

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Hawking: "no hace falta un dios para la creación del universo"


El último libro del científico británico Stephen Hawking, "El Gran Diseño", plantea que "no hace falta un Dios para la creación del Universo", sino que surgiría de leyes físicas con distintos universos que aparecerían como fluctuaciones cuánticas espontáneas de un vacío primordial.

La mayoría de esos universos sería de tamaño microscópico y de duración inferior a la billonésima de segundo, con leyes físicas diferentes a las del Universo, dice el científico.

"El hecho de que nuestro Universo parezca milagrosamente ajustado en sus leyes físicas, para que pueda haber vida, no sería una demostración concluyente de que el Universo ha sido creado por Dios con la intención de que la vida exista, sino que sería resultado del azar".

Pro y contra
Así lo explicó traductor de la obra, el catedrático de Física de la Materia Condensada David Jou, de la Universidad Autónoma de Barcelona, para quien esta obra de Hawking es científicamente "apasionante" pese a que él discrepa respecto a algunas de las conclusiones del astrofísico.

Jou opina que las conclusiones de Hawking sobre la no existencia de Dios son "precipitadas", ya que se basan en "teorías provisionales", y añade que la ciencia es "neutra" sobre la existencia de Dios y otros problemas metafísicos.

Hace 22 años, en su libro "Breve historia del tiempo", Hawking veía en la racionalidad de las leyes cósmicas una "mente de Dios" y pensaba en un universo único regido por dicha "mente".

Hawking cree ahora que las propias leyes físicas producen los universos, sin necesidad de que un Dios exterior a ellas "prenda fuego" a las ecuaciones y haga que sus soluciones matemáticas adquieran existencia material.

Así, aquella "mente que regía nuestro mundo" se pierde en la lejanía de esa multiplicidad cósmica, según el traductor.

Hawking admite la existencia de las ecuaciones como fundamento de la realidad, pero desestima preguntarse si tales ecuaciones podrían ser obra de un Dios que las superara y que trascendiera todos los universos.

Según Jou, si el lector toma al pie de la letra el libro de Hawking en el aspecto metafísico, en vez de creer en la existencia de Dios habría de hacerlo en "dimensiones ocultas, partículas todavía no observadas, universos no observables y teorías matemáticas muy complejas aún no corroboradas experimentalmente, y que, a su vez, serán superadas por teorías futuras".

Así, añade el experto, el hombre, la sociedad no necesitaría creer menos ahora, sino "creer en más cosas" al menos por el momento.

Afirmó que todavía se ignora de qué está constituido el 95 por ciento del contenido del Universo (formado por materia oscura y energía oscura, cuya esencia se desconoce), y por ello, parece precipitado sacar consecuencias definitivas sobre Dios a partir de las teorías actuales.

Un Dios entendido según la religión "estaría más allá del espacio y del tiempo que forman la base de las ecuaciones humanas", advierte.

Por otro lado, Hawking afirma en el inicio de su libro que "la filosofía ha muerto", afirmación que el traductor no comparte, ya que cree que la filosofía sigue recordando que "la razón humana es más amplia que la razón científica".

Pese a todo esto, Jou opina que las menciones de Hawking a Dios son una muestra de la pasión con que el científico ha vivido siempre la física, como un gran reto vital para encontrar lo más profundo de las raíces de la realidad.

Si Dios representa para muchos tal raíz, para Hawking lo son las ecuaciones, a cuya formulación ha dedicado tan brillantemente su vida. (Con información de EFE)