Boletin de Noticias

domingo, 24 de octubre de 2010

En 20 años se podrá hacer ‘backup’ del cerebro en un disco duro

El inventor y futurista está convencido de que la memoria de las personas podrá almacenarse. Foto: Photo by Michael Lutch (Kurzweil Technologies).
 
El premiado inventor estadounidense Raymond Kurzweil predijo en un congreso en Austria que las copias de respaldo del cerebro humano –toda la memoria de una persona– ya podrían ser técnicamente posibles, y que en menos de 2 décadas serán una realidad. “Creo que en los próximos 20 años tendremos miles de nanobots (robots microscópicos, de millonésimas de milímetro) en nuestra sangre que le darán salud a nuestro cuerpo, mejorarán nuestro rendimiento e incluso serán capaces de hacer copias de respaldo del contenido de nuestro cerebro, tal como hoy se hacen de los archivos de un computador”, dijo Kurzwell según un reporte del diario Daily Mail.

“Esto significa que las personas podrían copiar en un disco cada pensamiento, cada experiencia, todo lo que nos hace individuos”, agregó.


Estas predicciones no tendrían mayor peso si provinieran de un charlatán, pero Kurzweil, de 62 años, es un reconocido futurista que ha divisado avances con mucha anticipación y ha ganado numerosos premios como científico e inventor de tecnologías, y ha sido pionero en algunas de las que hoy son comunes. Por ejemplo, cuando creó en 1974 su empresa Kurzweil Computer Products, el objetivo era enseñar a los computadores a reconocer caracteres impresos, y pronto dio los primeros pasos hacia la tecnología de reconocimiento óptico de caracteres, OCR, disponible hoy en todos los escáneres.

Tiempo después, trató de que los textos digitalizados y reconocidos por OCR fueran leídos en voz alta para las personas ciegas, y allí nació el sintetizador de texto a voz (‘voice to speech’), que hoy está presente en todos los computadores y son una herramienta imprescindible para los discapacitados. A finales de los años 80 apuntó al proceso inverso: que la voz pudiera ser convertida en texto, y desarrolló el primer sistema de reconocimiento de voz, que hoy todavía se utiliza en el 10% de los hospitales de Estados Unidos, y que dio origen a aplicaciones tan populares como Dragon NaturallySpeaking, disponibles también en español.